domingo, 2 de septiembre de 2007

No me importaría...

"No me importaría contar cada gota de lluvia si tu estuvieras conmigo debajo del paraguas"... la verdad es que ni uso paraguas ni estás cerca..., pero estas palabras de Paco Bello (no recuerdo a través de quién llegué ahí, sorry) me han hecho ponerme a reflexionar en todo -insensato o no- lo que estaríamos dispuestos a hacer por la gente que nos importa, desde contar las gotas del mar a cruzar el mundo, aprender a volar o renunciar a lo que hasta ese momento nos ha parecido básico y, lo mejor, es que no lo vivimos como un esfuerzo... "no me importaría morir así".

Es tan fácil regalar nuestros detalles, nuestro tiempo, nuestras locuras... a quiénes queremos (hoy no me pararé a analizar en qué medida también eso tiene su precio y puede ser malo tanto).

Esta noche prefiero pensar en todo lo que no me importaría...

Y, sobre todo, no me importaría... volverte a ver.

3 comentarios:

pequena dijo...

Sí, es cierto... a veces hay que pensar en el precio...
Aunque la mayoría de las veces si lo pensásemos... a lo mejor no lo haríamos...
No sé que es mejor!!
Pues si vienes... ya sabes....
Abrazo.

Ahora soy Luz... dijo...

Llego a tu casa de la mano de Pequena. Me asomo por la ventana, voy echándole un vistazo a tus habitaciones y encuentro que tenemos muebles parecidos.
Yo también adoro los zapatos rojos, y también tengo a alguien muy especial que llevo dentro desde hace 15 años (leo tus 17 de ausencia) y sigo a Paco Bello desde hace un montón de años.
Si estás en Madrid no te pierdas un directo, merece la pena. Éste viernes estará en el Libertad 8. Cada último viernes de mes toca en el Búho Real.
Hazme caso y cuélate en su universo, seguro que te gusta.

Un abrazo
P.D. Encantada de haber visitado tu casa

Stirga dijo...

Gracias a ti por la visita. Serás bienvenida siempre que quieras dar una vuelta por mis humildes lares.

Es curioso el mundo bloggero, y cómo vas coincidiendo con gente que no conoces, a veces mucho más que con los que tienes al lado cada día...

Pasaré por el Búho Real y te contaré...

Un abrazo